Azote Ciencia5: Homo naledi, nuestro nuevo ancestro

En este micro espacio de divulgación de ciencia, comparto con vosotros, cada semana, una selección de cuatro destacadas noticias de ciencia en Twitter.

Los cuatro tuits que he seleccionado de la semana del 7 al 13 de septiembre de 2015 son los siguientes:

1) Atrapa al mosquito tigre con tu móvil: (@CSICdivulga)

Atrapa al mosquito tigre con tu móvil

El mosquito tigre es un insecto muy fácil de reconocer porque es negro con rayas blancas y una sola raya blanca en la cabeza y en el tórax. Originariamente procede del sudeste asiático. Tiene la característica de que vuela bajo y pica sobre todo durante el día. Pone sus huevos en recipientes con agua estancada.

Debido a lo molesto de sus picaduras y a que es el medio de transmisión de enfermedades cono el dengue y la chikunguña, se encuentra en la lista de las 100 peores especies invasoras del mundo y por ello es necesario vigilarlo y controlar sus poblaciones.

Gracias a la “Ciencia ciudadana”, es decir, la investigación científica llevada a cabo con la participación de la sociedad, nacieron la web: atrapaeltigre.com y la aplicación Tigatrapp. A través de ellas puedes comunicar la presencia o focos de cría de esta especie, aportando fotografías para que puedan ser analizadas por expertos entomólogos antes de ser incluidos en la base de datos. La finalidad de esta información es la de orientar sus muestreos, descubrir nuevas zonas de distribución y activar protocolos y el desarrollo de modelos de presencia y dispersión.

Una buena forma de ayudar a combatirlo es la de no tener agua acumulada en pequeños recipientes.

2) Descubren una nueva especie de homínido: (@next_ciencia)

Descubren una nueva especie de homínido

Se ha publicado en la revista eLIFE los resultados de la investigación de científicos de la Universidad de Johannesburgo (Sudáfrica), de la Universidad de Nueva York y del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) de Madrid, en la que describen una nueva especie de homínido, el Homo naledi. Morfológicamente parece ser el origen del género Homo. Se encuentra entre el género Australopithecus, al que se aproxima en características como la estructura del torso, el juego tórax-pelvis y la capacidad craneal (de unos 500 cm³) y el género Homo, al que se asemeja en características como la masticación, la manipulación y la locomoción.

Los restos fósiles se encontraron en 2013 en la cueva denominada “Rising Star”, en el yacimiento “Dinaledi” de Sudáfrica. Los 1.550 fósiles pertenecen al menos a 15 individuos y demuestran la independiente evolución de la manipulación y la locomoción respecto de la encefalización (o sea, el aumento del tamaño del cerebro). Se plantea la hipótesis de que los cuerpos fueran colocados deliberadamente ahí por sus congéneres.

Si los restos, aún por datar, tuvieran más de 2,6 millones de años (como parece que es un fragmento de mandíbula), se trataría de la representación esquelética más completa de un grupo de homínidos y más antigua del género homo. Mientras que si fuera inferior a 1 millón de años, serían la prueba de la coexistencia en África de especies muy diferentes del género Homo.

El Laboratorio de Morfología Virtual del MNCN-CSIC se encargó del estudio de su tórax a través de fragmentos vertebrales y costales, viendo que era más próximo al género Australopithecus.

3) Descrita una vía accidental de transmisión humana del Alzhéimer: (@cobcm)

Descrita una vía accidental de transmisión humana del #alzhéimer

Investigadores de la Universidad de College (Londres) y de otros países han publicado en la revista Nature que han encontrado evidencias que sugieren la transmisión del Alzheimer de persona a persona, por la denominada transmisión iatrogénica, que no es otra cosa que accidente médico, y que conlleva periodos de incubación que pueden superar las 5 décadas. Podemos estar tranquilos los que tenemos algún ser querido con dicha enfermedad, porque no existe ninguna evidencia de contacto directo de persona a persona.

Algunas enfermedades cerebrales causantes de la demencia son provocadas por priones, agentes infecciosos consistentes en largas cadenas de proteinas, que crecen y se multiplican en el cerebro causando un daño irreparable.

Estos investigadores han descrito la formación de placas de beta-amiloide en el cerebro, características de la enfermedad del Alzheimer y de la angiopatía amiloide cerebral relacionada, en pacientes fallecidos con la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, que habían sido tratados con hormona de crecimiento humano (HGH) extraído de cadáveres que estaban contaminados con priones. El estudio sugiere que el péptido amiloide puede ser potencialmente transmisible a través de ciertos procedimientos médicos como son el tratamiento con HGH de cadaver, el trasplante y la neurocirugía.

Se sugiere la investigación de otras posibles rutas iatrogénicas de transmisión de priones, como pueden ser el uso de instumental quirúrgico y las transfusiones de sangre.

4) Cómo el sistema nervioso boicotea tus esfuerzos por quemar calorías: (@icmabCSIC)

Cómo el sistema nervioso boicotea tus esfuerzos por quemar calorías

Investigadores canadienses han demostrado la existencia de un fundamento fisiológico y racional para justificar que la mayoría de los seres humanos hagamos las cosas siguiendo la Ley del Mínimo Esfuerzo, no realizando esfuerzos innecesarios y gastando el mínimo de energía posible.

Para ello estudiaron la forma de andar sobre una cinta de varias personas, llevando puesto un exoesqueleto que les ofrecía resistencia al movimiento. Comprobaron que el sistema nervioso recalcula los movimientos en tan sólo cuestión de minutos buscando el paso que suponga un menor gasto energético, por mínimo que sea. Piensan que probablemente esto sea extensible a todos nuestros movimientos.

Mikel Izquierdo, director del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra, dice que las razones que lo explican son por un  lado nuestra programación genética para ahorrar energía, como cuando éramos cazadores-recolectores y por otro que el sistema nervioso va adaptando el paso buscando el mínimo gasto de energía.

Alejandro Lucía, Catedrático de Fisiología Humana y del Ejercicio de la Universidad Europea de Madrid dice que el ser humano esta hecho más para la eficiencia (o sea, la resistencia) que para la potencia (o sea, la explosión muscular).

Al parecer somos el único mamífero que puede vivir con una mutación en el gen ACTN3, que consiste en que nuestros músculos no expresan la proteina explosiva y se contraen más despacio, gastando menos energía y siendo más eficientes. Esta mutación no la tienen los velocistas ni demás deportistas que requieren potencia muscular, así como la mayoría de los africanos ni sus descendientes jamaicanos o afroamericanos.

El cuidado de nuestros mayores

Me encuentro en ese momento de la vida en que, habiendo perdido a mi padre a la temprana edad de 57 años (un cáncer se lo llevó…), tengo una madre con 81, que en ocasiones no me reconoce.

mama_y_yo

Aún no sabemos qué es lo que tiene. La avanzada medicina aún no ha sido capaz de mojarse al respecto. Tiene toda la pinta de ser Alzheimer, pero que más da. En definitiva su cerebro se va formateando poco a poco y sus recuerdos se van borrando del más reciente al más antiguo. Se ha convertido en una persona a la cual no reconocemos. Es una enfermedad absolutamente terrible donde tengo mis dudas sobre qué parte es la que sufre más, si ella en su mundo sin recuerdos o nosotros, que recordamos lo que ha sido y ya no es. Hace años, mi amigo y ex compañero de Doñana, Miguel Delibes (hijo), cuyo padre también acabó siendo un extraño para sus propios hijos, me aseguraba que era aún más duro para los familiares que para el propio enfermo. En aquél momento me pareció terrible lo que aseguraba, pero es algo que hasta que uno no lo vive no lo llega a entender del todo.

Estoy en el aeropuerto de Madrid, esperando mi vuelo de regreso a Palma de Mallorca, donde vivo actualmente. He pasado un duro fin de semana con mi madre, que vive aquí, en Madrid y con mi hijo, que se ha desplazado desde Sevilla, donde estudia y vive actualmente. Creía que ya nada podría hacerme flaquear desde que estas Navidades, estando a solas con mi madre en su casa, ella se empeñó en llamar a la policía porque yo le era una auténtica desconocida. Entonces debí haberme quitado de su vista y esconderme. En lugar de hacerlo, la abracé llorando recordándole que yo era su hija Charina, pero fue en vano. Fue tan duro que no tengo forma de expresarlo con palabras…entonces me pareció tan inaudito que no pude evitar tener sentimientos de enfado hacia ella, pobre.  El caso es que no me ha vuelto a ocurrir. Aunque no parece saber bien quien soy, sí le sigo siendo familiar y parece gustarle mi compañía. A ver hasta cuando, aunque creo estar preparada para cuando vuelva a ocurrir.

Lo cierto es que cuando ya creía tener la situación bajo control, ocurrió algo que me volvió a descolocar. Ayer sábado me destrozó el alma, el corazón y todo lo que tengamos que guarde un mínimo de sentimientos y emociones. Estábamos solas en la cocina manteniendo una conversación surrealista, pero conversación al fin y al cabo. Hace ya tiempo que en ocasiones no reconoce la casa en la que vive desde hace más de 40 años y cuando eso ocurre, nos pide que la llevemos a su casa de Navia (Asturias), donde nació y pasó parte de su infancia y juventud. El caso es que ayer, de pronto la vi que se tapaba la cara con las manos y rompía a llorar desconsoladamente. Cualquiera que me conozca mínimamente sabe que yo no puedo ver llorar a alguien y no acabar igual. Soy así, de lágrima fácil. Es algo contra lo que llevo luchando toda una vida hasta que me he dado cuenta de lo saludable que es no ahogarse en la tristeza y sacarla en forma de lágrimas. Lo cierto es que también he llegado a llorar de alegría, sobre todo por los demás. Es realmente gratificante ver a la gente feliz, como es absolutamente terrible sentir la tristeza de los demás. Bueno, pues volviendo a mi madre…lloraba desconsoladamente porque se sentía sola y quería que llamase por teléfono a Navia para ver si ella podía irse para allá. Decía que estaba dispuesta a ayudar en la botica en lo que fuera (de joven hubo un tiempo en que ayudaba en la farmacia de su padre). Pobrecita, no se daba cuenta del estado en que se encuentra. Camina con muletas y en ocasiones hasta hay que ayudarla a levantarse. Aproveché la coyuntura para abrazarla, besarla y decirle cuanto la quiero. La pobre nunca fue cariñosa con ninguno de sus 9 hijos, como tampoco nos permitió que lo fuéramos con ella. Mi padre nos pedía un beso de buenas noches, pero ella nos decía que no hacía falta que se lo diéramos (curioso a la par que terrible, ¿no os parece?). No me meto en razones, pero entiendo que cuando pierdes a tu madre con 5 años, como fue su caso y te mandan a vivir con dos tías tuyas hasta los 10 años, lejos de tu padre y de tu montonazo de hermanos (7 u 8, creo, por aquel entonces) ahí ha faltado la figura de una madre en una edad muy critica. Por tanto, si algo positivo tiene todo esto, es que en ocasiones estoy pudiendo darle el cariño que siempre he querido darle (y recibir) y no he podido. Tiene momentos huraños en los que quiere estar sola, pero también muchos en los que pide a voces atención, compañía, cariño. En ese aspecto, me vuelvo pletórica a Mallorca tras haber podido vivir una experiencia así. Haber podido estar consolándola cogiéndole la mano, acariciándola, tranquilizándola, abrazándola, besándola…no, realmente no tiene precio. La experiencia ha sido tan triste como gratificante.

Quiero pediros a todos los que tenéis a vuestros mayores con necesidades de atención, vuestra ayuda y cariño para con ellos. Que no los abandonéis, que no os justifiquéis diciendo que os debéis a vuestra actual familia (es decir, a vuestra mujer/marido e hijos). Es una postura fácil, cómoda y egoísta. Así no sufres y te proteges. Lo cierto es que nuestros hijos aprenden de lo que ven y viven, o sea, del ejemplo que les damos, por lo que es bastante probable que el día de mañana ellos hagan contigo lo mismo.

Considero que no es de humanidad dejar a nuestros mayores en la estacada. Ellos que han sufrido y se han sacrificado mucho para que nosotros seamos las personas que ahora somos. Cuantas noches habrán pasado sin dormir por nuestra culpa. Cuantos quebraderos de cabeza y preocupaciones les habremos dado. Lo habrán hecho mejor o peor, pero lo han hecho con la información que a su vez recibieron de sus padres.

Una sociedad que abandona a sus mayores es una sociedad despiadada y no merece ningún respeto por mi parte.

Sólo lamento no vivir cerca de mi madre para darle mas cariño y atenciones y a su vez descargar a esa parte de mi familia, a esos pocos hermanos, que tanto están sacrificando por ella.

¿Mi sueño? Que todos estuviésemos ahí, a pie del cañón, sin que nadie nos lo tuviera que recordar, porque esto es algo que uno tiene que hacer por iniciativa propia, ha de ser un acto voluntario. Lo cierto es que nadie tiene derecho a juzgar lo que hacen o dejan de hacer los demás, porque siempre habrá motivos por los que podrían juzgarnos a nosotros, ¿no os parece? Pero por favor, tened compasión de vuestros pobres e indefensos mayores, que son como niños desorientados en demanda de muestras de afecto y cariño, que cuando nos hacen daño no son conscientes de ello y que son tan agradecidos

Para mi esta ha sido la experiencia más gratificante en años.

Deseo de corazón haber removido conciencias, porque verdaderamente esa era mi intención.