¿Que QUÉ es una POLLA DE AGUA?

Primero de todo tengo que decir que escribo este post para participar en el nuevo desafío de los chicos de Naukas en Twitter: #LunesPollas. No esperaba menos de ellos después del #LunesTetas del pasado lunes.

Pues bien, inicialmente había pensado hablaros de los “hemipenes” de los lagartos. He de reconocer que es una de las cosas que más me impactaron en la Facultad de Biología, dentro de la asignatura de Zoología. ¿Que los lagartos y demás reptiles escamosos tienen nada más y nada menos que 2 hemipenes? Aunque eso si, los van usando alternativamente. Vamos, que si les falla uno, siempre tienen el otro, ¿no? ¡Chicos con suerte, jeje! Seguro que más de uno estará pensando: ¡quien fuera lagarto!

Lo cierto es que como ya he visto por la “jungla” de twitter que al menos uno de los muchachos de Naukas va a escribir sobre ello, me cambio de tercio.

¿De veras no sabes lo que es una POLLA DE AGUA? Lo cierto es que el nombre le choca a todo aquél que nunca ha oído hablar de ellas. Cuando le dices a alguien: “mira, una polla de agua”, en un principio te mira raro porque cree que se te ha ido la pinza. Pero en cuanto pasa a formar parte de nuestro pequeño mundo y nos damos cuenta de lo corriente que es, uno ya la ve y la nombra como lo más natural del mundo.

A veces no la ves pero escuchas su: “kreck-kreck-kreck”, debido a que suelen ser muy huidizas y tímidas, y andan escondiéndose tras los carrizos. Aunque en algunos lugares sí son bastante osadas y se las ve deambular por la orilla de los ríos.

He visto un montonazo de ellas a lo largo de mis casi 20 años trabajando en Doñana, aunque confieso que AÚN no he tenido ninguna en mis manos (viva, al menos). Vamos, que me he hartado de tanta polla de agua. Es tan abundante que se encuentra distribuida por humedales de todo el mundo, excepto por Oceanía y la Antártida. Casi podría asegurar que en algún momento de tu vida has visto alguna sin saberlo. Piensa, piensa.

Supongo que con tantas pistas ya sabes de qué te hablo. Si no eres de los que piensa que todas las aves son iguales, seguro que lo sabes desde el minuto cero. Yo sé de uno (y no diré nombres) que la primera vez que llegó a Doñana alucinó cuando, prismáticos en mano, se percató de la inmensa variedad de aves que había en la naturaleza. Ahora es casi más pajarero que yo y ya encuentra corriente ver pollas de agua (y nombrarlas) en cualquier charca, estanque, lago o río.

Señoras y señores, con ustedes la POLLA DE AGUA:

F_GallinulaChloropus2

La gallineta común (Gallinula chloropus), polla de agua, pollona negra, gallareta comúngallareta de pico rojo, tagüita del norte, o ypaka’a es una especie de ave gruiforme de la familia Rallidae.

Es de color gris pizarra, con la cabeza y el cuello más oscuros y dos anchas líneas de color blanco en los flancos. Tiene el pico de color rojo, con la punta amarilla. Los adultos tienen un escudo facial también de color rojo. Las patas son oliváceo-amarillentas. Hace su nido en una cesta de vegetación densa, donde pone de 4 a 8 huevos que ambos progenitores incuban.

Casualmente la foto de portada en mis redes sociales está plagada de ellas y yo aparezco embelesada mirándolas con prismáticos. ¿A que es un ave preciosa?

Felipe González Márquez y Doñana: “Simbiosis o Parasitismo”

La polémica reciente con el proyecto de gasoducto bajo Doñana y precisamente la figura de Felipe González por en medio de tan sonada noticia, me ha dado mucho que pensar.

¿ Felipe González accionista de Gas Natural, la nueva amenaza de Doñana? ¡Que decepción! Él, que tantos periodos de reposo ha pasado en esa Reserva Biológica de DoñanaReserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad. Él, que precisamente (como una servidora) conoce la magia que encierra un sitio como Doñana.

Los que hemos trabajado en Doñana, aunque nos pese, debemos reconocer que a Doñana le ha venido bien ser la elegida como lugar de descanso por los distintos presidentes de nuestra nación, pero muy especialmente en la etapa del Felipe González. A Doñana no le faltaba “de ná” gracias a las donaciones. Entre ellas un camión articulado Mercedes, regalado por el canciller alemán Helmut Kohl, tras su paso por Doñana.

Palacio de Doñana

A mi, personalmente, me repateaba, allá por los años 80, que nos echaran a los “biólogos” del Palacio de Doñana, para alojar a Felipe González y a su séquito. Es mas, era tal mi mosqueo, que no pude contener mi ira cuando el helicóptero en el que viajaba Felipe González, causó destrozos a nuestro “cuatro latas” (entonces llamado el coche de los biólogos), en uno de sus aterrizajes en “el control” de Doñana. Vamos, que ni corta ni perezosa, fui cual miura, al jefe de seguridad del Presidente, a pedir (¿que digo pedir?, ¡exigir!) que se nos arreglara el coche. ¿Que cara pondría yo al oír de boca del jefe de seguridad que el helicóptero de las Fuerzas Armadas, por supuesto, no tenía seguro? Felipe González, que se encontraba a sólo unos metros y escuchó la conversación, se ofreció amablemente a abonar la factura del arreglo (entiendo que lo pagamos entre todos los Españoles…en fin…daños colaterales de las vacaciones de un presidente).

Con los años volví a coincidir con el Sr. Felipe González en la fiesta de despedida por jubilación del guarda mayor de Doñana (José Boixo). Recuerdo que me acerqué a saludar a Felipe González y le dije: “Hola, Felipe, no se si te acuerdas de mi”, a lo cual él me respondió: “¿Pero como no me voy a acordar de ti, Charina?”. He de reconocer que no esperaba que recordase a un mortal como yo, pero mira tu, que cosas, ¿no? Debí dejar huella.

Espero, Sr. Felipe González, que después de haber obtenido tanto de Doñana, se dé cuenta de que está usted en deuda con ella. Y que esa mediación que se le solicita para frenar esta nueva locura de gasoducto, fruto de la insaciable ambición del ser humano, sea un hecho a la mayor brevedad posible. Gracias.

¡Doñana se lo agradecerá!

Doñana Doñana1

Ojito con el pez ballesta, que no es tan inofensivo

Hace un par de semanas, navegando en el barco de un amigo, nos contaron una anécdota graciosa sobre el pez ballesta (Baliste carolinensis), surer en catalán (Porquiño – Roncón – Burro en Gallego…por algo será). Resulta que nuestros amigos se encontraban amarrados a una boya en el puerto del Parque Nacional de Cabrera y escucharon en el barco vecino que la mujer contaba que un pez casi le ataca. Nuestros amigos pensaron que exageraba, hasta que nuestra amiga entró en el agua y de pronto se dio cuenta de que un pez de tamaño considerable no solo se le acercaba con descaro, sino que tuvo la impresión de que venía a por ella. Salió corriendo del agua y se quedó perpleja cuando vio que el pez estaba pegando bocados al extremo de un cabo que estaba dentro del agua (una cuerda, para los de tierra adentro). Corrieron a buscar en una guía de peces del mediterráneo que llevaban a bordo y lo identificaron enseguida. Se trataba del pez ballesta. La imagen que os pongo a continuación no es mía, pues aún no he tenido la suerte (o no tanto) de toparme con uno.

Es un pez con una carita simpática y como dicen en Andalucía, “tiene mas labios que una vaca silbando”. Pone los huevos en verano y suelen proteger los alrededores del lugar de la puesta y quizás por eso les estaba intimidando. Son muy territoriales y son frecuentes sus ataques a buceadores si se aproximan a su zona. Por lo tanto cuando os ocurra algo así, alejaros de la zona y problema solucionado.

Esta otra imagen del pez ballesta me la ha cedido mi amigo Juan Carlos Calvín Calvo, biólogo marino autor del libro Ecosistema Marino Mediterráneo

PezBallestaJCarlosCalvín

Os pongo el enlace a un vídeo de youtube donde podéis ver lo persistentes que son:

Suerte!

Los ctenóforos, esos animalitos inofensivos

Este verano, buceando por las aguas cristalinas del Parque Nacional de Cabrera nos topamos con unos simpáticos animalitos que algunos confundieron con las temidas medusas…los ctenóforos y mas concretamente con la especie Leucothea multicornis.

Fotografía tomada por Charina Cañas en aguas del P.N. de Cabrera

Leucothea multicornis en aguas del P.N. de Cabrera

El nombre de ctenóforos proviniene del griego y significa portadores de peines. Capturan sus presas con la ayuda de una sustancia pegajosa que segregan sus células (coloblastos). Constituyen una importante proporción de la biomasa del plancton. Tienen simetría birradial o falsa simetría bilateral. Poseen 8 hileras lineales de cilios o peines con los que nadan. Sólo poseen aparato digestivo, nervioso y muscular. Son bioluminiscentes, como muy bien podéis apreciar en la foto de mas arriba, que hice a uno cuando buceaba por esas paradisíacas aguas cristalinas.

Pues eso, que no os asustéis cuando os los encontreis, que son totalmente inofensivos.

Sigue leyendo